Compártelo en las redes!!

Una de las preguntas que más nos llegan en los últimos tiempos es sobre si se debe pagar a Hacienda por lo ingresos que se obtienen por insertar publicidad en páginas web o blogs, como el más que conocido AdSense de Google, que permite obtener ingresos de forma pasiva.

En este artículo repasaremos las principales obligaciones fiscales derivadas de este tipo de ingresos (ya os anticipamos que nada se escapa a los ojos de Hacienda), así como de otros obtenidos de forma online, como los procedentes de Youtube o de apuestas online.

 

¿Cómo funciona AdSense?

AdSense es uno de los servicios más conocidos de Google, que permite a los creadores y editores obtener ingresos de forma recurrente mediante la colocación de publicidad y anuncios en sus páginas web y blogs. Estos espacios son administrados por Google y subastados entre los anunciantes que pujan por mostrar su publicidad en el sitio web, todo de forma instantánea, de forma que se muestren siempre los anuncios mejor pagados. Finalmente, Google paga a los editores en función del número de visitas que reciben y clicks que se realizan sobre los anuncios.

Si bien existen otros sistemas, AdSense es el más conocido y utilizado, y el tratamiento fiscal de estos ingresos es el mismo para todos.

¿Debo pagar a Hacienda?

La respuesta corta es sí, estos ingresos no quedan fuera de las manos del fisco que exige el ingreso de los impuestos correspondientes. La respuesta larga es que este tipo de ingresos se califican como rendimientos de actividades económicas y deben ser declarados en la declaración de la renta, además de dar lugar a otras obligaciones accesorias que analizaremos a continuación.

En cuanto al tipo impositivo o porcentaje de tributación en IRPF, los rendimientos de actividades económicas tributan en la base general, junto con los rendimientos del trabajo o los del capital inmobiliario, por lo que el porcentaje aplicable dependerá tanto del importe obtenido como del resto de rendimientos que conforman la base general. A estos se les aplicará la tarifa del Impuesto, que aumenta de forma progresiva cuanto mayor es la base.

¿Qué otras obligaciones tengo?

Algo tan simple como insertar publicidad en tu sitio web te puede generar muchas obligaciones, sobre todo si quieres hacer bien las cosas. Hay que recordar que la economía digital sumergida es uno de los focos de actuación de la Agencia Tributaria para este año.

En primer lugar, el hecho de ejercer una actividad económica da lugar a la obligación de darse de alta a efectos censales. Esto se realiza a través de un modelo 036 / 037, y los epígrafes más habituales son el 844 de publicidad y el 769.9 de servicios digitales.

En relación al IRPF, será obligatorio presentar de forma trimestral los pagos fraccionados del Impuesto (modelo 130), en el cual se declaran los ingresos y los gastos del trimestre y se ingresa el 20% de la diferencia. Estos pagos suponen un anticipo del Impuesto final, y se deducirán en la declaración del año.

En la misma declaración censal deberemos darnos de alta a efectos de IVA. Si bien este tipo de servicios no están sujetos a IVA por tratarse de operaciones intracomunitarias, habrá que darse de alta en el Registro de Operadores Intracomunitarios para que no se facture con IVA.

Además, será obligatoria la presentación de declaraciones de IVA trimestrales (modelos 303), sin que derive un ingreso de los mismos, el resumen anual (modelo 390), así como la Declaración recapitulativa de operaciones intracomunitarias (modelo 349) y, en caso de exceder de 3.000 euros con un mismo operador, la Declaración recapitulativa de operaciones con terceras personas (modelo 347).

plataformas para obtener dinero en internet

¿Debo darme de alta como autónomo en la Seguridad Social por obtener ingresos en internet?

Esta es otra de las preguntas más repetidas. La respuesta dependerá del volumen de ingresos obtenidos, así como de que estos constituyan o no la actividad habitual del editor.

Como regla general y siguiendo el criterio de los Tribunales, no será necesario darse de alta como autónomo cuando estos ingresos no deriven de la actividad habitual ni constituyan la principal fuente de renta, así como no superen con carácter anual el Salario Mínimo Interprofesional (SMI), que en 2015 era de 9.080,40 euros.

No obstante, la Seguridad Social siempre puede poner en duda este criterio, por lo que es recomendable mantener una cierta cautela y, en su caso, recurrir a los tribunales.

¿Y qué ocurre con la venta de aplicaciones en Google Play o en la App Store?

De acuerdo con el criterio de la Agencia Tributaria, la venta de aplicaciones o juegos a través de portales como Google Play o App Store también se califican como rendimientos de actividades económicas, con las mismas consecuencias que las antes explicadas para el caso de los ingresos por publicidad.

Otro tema más complicado es el IVA aplicable a estas ventas. Como regla general, si el comprador de la aplicación se encuentra en España o en otro país de la Unión Europea y es un particular, la venta deberá llevar su correspondiente 21% de IVA (que deberá ser ingresado a través de los modelos correspondientes). Por el contrario, si se encuentra fuera de la Unión Europea, o dentro y es un empresario (y nos facilita su correspondiente NIF a efectos de IVA), el servicio en cuestión no estaría sujeto a IVA español. No obstante, lo anterior son sólo reglas generales y es preciso analizar caso por caso.

¿Y qué pasa con las ganancias online?

En los últimos años se ha hecho muy frecuente la obtención de ingresos a través de portales de apuestas online. Si bien estos pasaban desapercibidos para Hacienda, hay que desmentir muchos bulos que existen en la red sobre la falta de información e incluso el hecho de que no se debe pagar por estas ganancias.

Así, todas las ganancias obtenidas por residentes fiscales españoles están sujetas al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), con independencia de qué no se hayan obtenido en territorio español o de lo que lo hayan sido de forma online.

Por su parte, estos ingresos se califican como ganancias patrimoniales no derivadas de la transmisión de elementos patrimoniales. ¿Y esto qué es? Pues nada menos que las dichosas ganancias, como los premios de televisión, que tributan en la base general del Impuesto y no en la del ahorro. Como antes hemos mencionado, de acuerdo con la tarifa del Impuesto y no a un tipo impositivo fijo.

¿Cuándo hay que darse de alta o declarar a hacienda los ingresos obtenidos en internet? 4.43/5 (88.65%) 37 votos

Compártelo en las redes!!