Compártelo en las redes!!

Muy buenas a todos, en la siguiente presentación comparto la charla que ofrecí en un instituto alumnos de desarrollo web, gestión de sistemas y administración de empresas.

En dicha charla, se realizaron bastantes preguntas y se trataron bastantes temas, todos ellos relacionados con la legalidad en internet, por lo que en las próximas lineas voy a intentar resumir de la mejor manera posible la presentación:

 

Ley de Servicios de la Sociedad de la Información (LSSI)

La Ley 34/2002, de 11 de julio, de Servicios de la Sociedad de Información y de Comercio Electrónico (LSSI), esta ley es de aplicación para todas aquellas páginas webs, blogs, ecommerce… En la cual haya una actividad económica en dicha web, es decir, se esté obteniendo un rendimiento económico de alguna manera a través de dicha web, da igual la cantidad de dinero de la que estemos hablando, en el momento en que se obtenga algún rendimiento económico de forma directa o indirecta, esa página web está obligada a cumplir con los requisitos que se establecen en esta ley.

“¿Esto afecta a mi blog de opinión?” Te preguntaras, y la respuesta es que depende, te pongo un ejemplo, imagínate que tienes un blog de viajes, y cada vez que realizas un viaje al extranjero, coges tu cámara y empiezas a hacer fotos de todo lo que pasa, cuando terminas el viaje, llegas a tu casa y empiezas a escribir sobre todo lo que te paso durante el viaje, en este caso, este blog y centrándonos solo en que lo único que hace es dar su opinión sobre viajes, no entraría dentro de dicha Ley, porque no obtiene, en principio, ningún beneficio directo e indirecto, aunque hable de un hotel de forma totalmente gratuita.

Ahora otro caso, una mujer de 35 años acaba de ser despedida de su trabajo, decide abrir un blog donde mostrar sus conocimientos de marketing digital, todas las semanas publica un artículo hablando sobre temas de marketing digital a nivel profesional, en este caso, a este blog si le sería de aplicación la precitada Ley, porque a través de este blog, esta persona está obteniendo un beneficio indirecto, y es el ofertarse como profesional del marketing digital.

En definitiva, esta ley se considera de aplicación a todas aquellas personas que sean prestadoras de un servicio, tanto personas físicas como personas jurídicas, a cambio de una remuneración o en el ejercicio de su actividad económica, que puede ser vía electrónica o no, a petición del destinatario de dicho servicio.

Y la siguiente pregunta sería: ¿Qué entiende esta ley por “servicio”? Para ello acudimos al anexo de la propia ley, en el cual nos dice que se entenderá por servicio

  1. La contratación de bienes o servicios por vía electrónica.
  2. La organización y gestión de subastas por medios electrónicos o de mercados y centros comerciales virtuales.
  3. La gestión de compras en la red por grupos de personas.
  4. El envío de comunicaciones comerciales.
  5. El suministro de información por vía telemática.

 

Por lo que, una vez identificados los sujetos que se encuentran obligados a las obligaciones legales que se establecen en dicha Ley, y esencialmente, en el artículo 10 nos establece una serie de obligaciones básicas que tenemos que ofrecer en nuestra página web:

  • Nombre de la persona física o denominación social: Es decir, en la página de aviso legal, hay que ofrecer los datos de la persona física o jurídica que se encuentra detrás de la web.
  • Contacto: Aunque en el menú de la web se encuentre un enlace en la página de contacto y en el footer hayas dejado otro, es necesario que en la página de aviso legal se encuentre el domicilio, la dirección de correo electrónico, un teléfono de contacto o cualquier otra información que facilite al usuario la posibilidad de ponerse en contacto con el proveedor de servicios, esto puede ser cuenta de Skype, Whatsapp, etc.
  • C.I.F. o N.I.F.: Así es, en el caso de ser una persona jurídica deberás ofrecer el C.I.F. y los datos de inscripción de la empresa en el Registro Mercantil, en cambio, si eres una persona física, tendrás que ofrecer tu N.I.F. o D.N.I.
  • En los casos de una ecommerce, también tendrás que añadir, ya sea en la página de información de producto, o en la página del carrito, el precio de los productos, los gastos de envío, impuestos y cualquier otra información que sea de interés en función de la Comunidad Autónoma
  • Servicios colegiados: En aquellos casos en los que para prestar un servicio, necesitas estar dado de alta en un colegio, véase el Colegio de Abogados, Arquitectos, Médicos… También es necesario que se incluya el nº de colegiado en la sección de aviso legal, así como un enlace para poder consultar dicho nº de colegiado o los datos del colegiado en el Colegio correspondiente
  • Si la actividad que estás desarrollando, requiere de alguna autorización administrativa, también será necesario que conste dicha autorización y el órgano que la ha concedido.

A continuación te muestro como varias páginas webs cumplen a la perfección con lo que hemos estado comentando:

legalidad en ecommerce

En el caso de una ecommerce y los requisitos que tiene que cumplir tendríamos el ejemplo de Zalando, que en la página de información del producto que queremos adquirir nos muestra el precio ya con los impuestos pertinentes y además nos ofrece información sobre el envío del producto.

Entiendo que en este punto, estés contrariado o preocupado por la cantidad de datos personales que tienes que ofrecer, por lo que mi recomendación es que la página de “Aviso legal” le apliques la etiqueta “noindex” y de esta manera, esta página web con datos personales no se mostrará en las SERPS de Google.

Hasta ahora, hemos estado hablando de los requisitos básicos que nos ofrece esta simpática ley, pero me gustaría hablar de otros requisitos, un poco más específicos que nos obliga a cumplir esta ley en el caso de servicios que requieren una contratación a través de Internet, como podrían ser servicios de Link Building, auditorias SEO, ecommerce, etc. Siendo estos los siguientes:

  • Antes de que el usuario pulse el botón “Comprar” o “Pagar ahora” es obligatorio que se le haya mostrado TODA la información sobre el producto o servicio que va a contratar de forma clara, sencilla, permanente y gratuita.
  • Además, habrá que avisar si el contrato se va a archivar de forma electrónica y desde donde se podrá acceder
  • Una vez el usuario haya comprado el producto, es obligatorio comunicar la confirmación de la compra en un plazo máximo de 24 horas

Hay muchos más requisitos que establece está ley, posteriormente hablaremos de uno que ha dado muchos dolores de cabeza, pero principalmente y con carácter genérico, estos serían los requisitos básicos y si los cumples, es muy probable que no te enfrentes a ninguna sanción.

Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD)

Esta ley nos indica, desde un primer momento, que los enlaces hacia la página de política de privacidad y aviso legal (que pueden ser la misma página) deben estar siempre visibles, desde cualquier sección.

A la hora de recoger cualquier tipo de dato personal en la página web, es necesario que se establezca un apartado en el cual el usuario acepte la política de privacidad antes de introducir los datos solicitados en el formulario.

Sobre este último extremo, hay que aclarar dos cosas:

  1. ¿Qué se entiende por dato de carácter personal?: La LOPD nos dice que dato personal es cualquier tipo de información que permita reconocer a una persona identificada o identificable, por lo que dentro de estos tipos de datos que permiten reconocer a una persona tendríamos: el nombre, mail, la dirección IP, estado civil…

Si en algún momento, estas recogiendo aunque solamente sea un dato de este estilo en tu página web, necesitas dar de alta dicho fichero en la Agencia Española de Protección de Datos.

  1. ¿En qué tipo de formularios o campos habría mostrar este aviso? Simplemente en todos aquellos que se recoja cualquier tipo de dato de carácter personal, es decir, no solamente en el formulario situado en la sección de contacto, si no que también sería necesario situarlo en el formulario situado en la zona de comentarios, newsletter, registro de un nuevo usuario, etc.

En el caso de suscribirse a una newsletter, no sería necesario introducir la casilla de aceptación de las “Políticas de Privacidad” siempre y cuando utilices el sistema doble opt-in, es decir, en un primer momento la persona que está interesada en recibir información, introduce su email en el campo para registrarse en tu newsletter y posteriormente, le llega un mail a su bandeja de entrada donde, además de confirmar la identidad de la persona interesada, también se le informa de que realizando dicho acto, está aceptando la política de privacidad de tu sitio web.

Las cookies

Hasta 2012 no teníamos mucha idea de que eran, sabíamos que estaban por ahí y tenían una función, pero desde que se modificó la ley y empezamos a ver esas imágenes con las sanciones y que las páginas con más tráfico de internet las empezaron a implementar, nos empezamos a preocupar por las cookies.

Su uso y efectivo cumplimiento ha quedado regulado en la famosa Ley de Cookies, que no es una ley como tal, si no una modificación del artículo 22 de la LSSI que se realizó mediante transposición de una directiva europea.

Pero… ¿Qué cookies están obligadas a obtener una autorización previa por parte del usuario? Únicamente se salvan las cookies técnicas, es decir, aquellos dispositivos de almacenamiento o recuperación de datos que son necesarias para el funcionamiento técnico de la web, como puede ser la cookie que se encarga de guardar los productos que vas añadiendo al carrito de la compra, la cookie que se encarga de guardar la contraseña que has introducido, etc. Estas cookies técnicas no están obligadas a obtener una autorización previa, pero si es necesario que se recoja en el apartado de “Política de Cookies”.

El resto de Cookies… sí, precisa de autorización, es decir, la gran mayoría, y aquí entramos en el debate ¿Cómo solicitamos dicha autorización?: ¿Con un banner?, ¿Un pop up?, ¿Un aviso flotante?… Para resolver esta pregunta, vamos a leer el artículo sobre las cookies, que establece lo siguiente: “Los prestadores de servicios podrán utilizar dispositivos de almacenamiento y recuperación de datos en equipos terminales de los destinatarios, a condición de que los mismos hayan dado su consentimiento después de que se les haya facilitado información clara y completa…”

Interpretando el artículo de forma literal, la instalación de las cookies en el equipo del usuario no se puede realizar hasta que no haya dado su consentimiento y se le haya mostrado información clara y completa.

Pero dicha ley es totalmente ambigua, por lo que no establece nada concreto sobre como debe ser ese consentimiento, si expreso o tácito, así que aquí es donde podemos “aprovecharnos” y avisar que el sitio web que se está visitando utiliza cookies y que si el usuario sigue navegando por la web está aceptando su uso.

Te aconsejaría que el texto que introduzcas en dicho aviso, no fuese copiado de otras páginas webs, si no que intentes redactarlo con tus propias palabras, para que así no se te “penalice” por contenido duplicado, y también te aconsejo que des a la página de política de privacidad la etiqueta “noindex

Aspectos legales en la web 4.75/5 (95.00%) 20 votos

Opt In Image

¡Suscríbete al blog!

Y accede a vídeos y contenidos exclusivos que tengo para ti

Recibe en tu bandeja de entrada las últimas novedades del marketing online, tendrás acceso exclusivo y preferente a contenidos y te contestaré personalmente a tus preguntas

Puedes darte de baja cuando quieras, pero prometo tratarte bien.
Compártelo en las redes!!